Homenaje, Recuerdo y Reivindicación de la República

El 14 de Abril ha sido un día intenso en la Costa para las muchas personas que en esta fecha recuerdan la segunda República española, su legado histórico y a las víctimas del golpe militar y de la dictadura franquista. De la mano de un día luminoso y brillante cientos de personas se han sumado a las movilizaciones convocadas para reivindicar un proceso constituyente que conduzca a la tercera República española.

Desde primera hora de la mañana se han sucedido los actos convocados por asociaciones memorialistas, republicanas y organizaciones políticas.  A las 9,30 de la mañana partía de Lagos un numeroso grupo de personas con destino a la Mina del Piojo, también conocida como la Mina del Maquis, escenario de uno de los últimos episodios de la guerrilla en la Sierra, donde fueron masacrados la mayor parte de los integrantes de la Agrupación Guerrillera Granadina.

Desde hace años diversas asociaciones, colectivos y personas de la Comarca, de la provincia y de Málaga emprenden una subida entre canchales hasta llegar a la mina, en homenaje a los guerrilleros que combatieron el franquismo desde el primer momento, con la dignidad de sus convicciones democráticas y republicanas, en defensa de sus ideales.

En la entrada de la mina, la Asociación 14 de Abril colocó hace cinco años una placa en recuerdo de todos ellos y, en especial, de Miguel Salado Cecilia, natural de Almuñécar, que logró salvar la vida en aquella masacre y huir hacia el exilio hasta su vuelta tras la muerte del dictador. Miguel Salado falleció en Almuñécar en 2014.

Desde allí arriba se puede imaginar la supervivencia casi imposible de aquellos hombres que se refugiaron en la sierra en condiciones durísimas y su resistencia ejemplar, heroica.

A las 7 de la tarde el cementerio de Motril acogía el acto en recuerdo de las víctimas del golpe de estado y del franquismo en nuestra ciudad. Más de 73 hombres y mujeres que perdieron la vida por diferentes causas, según consta en los datos de los Registros. La principal causa de muerte de las víctimas es, según la terminología utilizada, H.A.F. (“Herido por Arma de Fuego”), pero también “hemorragia”, “herida de bala”, “consecuencia guerra”, “trauma, palizas”.

En un sencillo y emotivo acto, en el que se leyeron poemas de Gloria Fuertes, Cesar Vallejo, María Teresa León y Concha Méndez, se colocó un gran mural con los colores de la bandera republicana en la tapia principal del cementerio con los nombres de todas esas víctimas y en el que los asistentes pudieron escribir el nombre de sus familiares, allegados y conocidos que aún permanecen desaparecidos. (Según los datos oficiales, aún permanecen desaparecidos en nuestro país más de 114 mil personas, aproximadamente 50 mil en nuestra tierra, en Andalucía, la mayor parte en fosas comunes, barrancos y cunetas). Tras la tapia del cementerio de Motril está localizada una de esas fosas, cercana al mausoleo con una gran cruz que ocupa el patio central con la inscripción “Caídos por Dios y por España” con los nombres de esas víctimas, identificadas y localizadas. Honradas.

El acto concluyó con el  Himno de la República interpretado por un dúo de violonchelo y violín a cargo de dos jóvenes músicos motrileños.

Mujeres, hombres, niños, personas mayores dieron vivas a la República, reafirmando su convencimiento de que sólo desde un régimen republicano será posible la regeneración democrática que es necesaria en este país. Para que cuna, sangre y apellidos valgan menos que el esfuerzo personal y la voluntad popular.

[Leer en Motril@Digital]

Deja un comentario